29 de noviembre de 2016

Ecologismo y veganismo van de la mano

Muchas personas de hoy en día están empeñadas en marcar diferencias donde no las hay. Un ejemplo se da en dos movimientos que se consideran en auge desde hace unos años o incluso décadas. Dos movimientos que reaccionan ante consideraciones no estrictamente humanas y que ideológicamente abarcan un terreno muchísimo más amplio como es la peotección de la naturaleza en la que también se incluiría al ser humano como especie. Portadores de teorías como la defensa y protección del medioambiente uno y la defensa de los derechos animales el otro, ambas formas de defensa que a priori puedan ser distintas no son más que la parte integrante de un todo. Porque al fin y al cabo, ¿qué es el medio ambiente si no la naturaleza y qué es la naturaleza si no la conjunción en equilibrio de todas sus formas de vida? Y por otro lado, ¿qué son los animales si no una parte esencial de la vida natural?

El primer error parte posiblemente de una mala interpretación de esta cuestión objetiva, que con el tiempo deriva en reacciones subjetivas que son las que marcarán el rumbo del movimiento y posterior desvirtuación. Así surge el movimiento ecologista, el cual cometió el error de olvidar una parte esencial de su cometido en honor a la teoría que portaba. Mientras su labor se centró en cuestiones como el calentamiento global, el agujero de la capa de ozono, el problema de la contaminación del aire y la tierra, el envenenamiento de ríos y mares, el agotamiento de los recursos naturales, etc., desde sus inicios se hizo con un enfoque únicamente antropocéntrico, es decir, se abordaban estos problemas en defensa exclusiva del ser humano y su futuro y no en defensa de la propia naturaleza. Y es por esto que el ecologismo oficial, omitiendo su cometido inicial, es antropocéntrico en casi todas sus formas, solamente se preocupa de estos problemas porque amenazan la vida humana en la Tierra, no por defender la naturaleza como un bien en sí mismo que se debe salvaguardar. En consecuencia, los animales nunca contaron en la defensa del ecologismo, salvo aquellos que se catalogaban como “especies en peligro de extinción”, pero éstos tan solo eran unos pocos pues no podían abarcar a todos dado el creciente número de especies que entraban en esa catalogación. Así se preocupaban de las ballenas, las focas o el lince ibérico, pero ¿y qué pasa con el resto de animales dignos de preocupación?

¿Por qué el ecologismo oficial nunca se preocupó del resto de animales en peligro, no de extinción sino de vida? Es obvio, porque ese “tipo de ecologismo” se preocupaba solamente de las especies y no de los individuos que las componen, algo a lo que llaman conservacionismo y otros, no menos acertadamente, especismo. El ecologismo se interesó por la conservación de especies en peligro de extinción y no de los individuos, un peligro que se ha dado exclusivamente por causa humana y no natural: ni las ballenas ni los linces ni el lobo ibérico estuvieron jamás en peligro antes de que el ser humano invadiera su territorio y redujera su población; (es más, se advierte cierta dosis de cinismo -además de especismo- cuando se prioriza en ciertas especies salvajes sobre otras que o bien ya han desaparecido y ni se les recuerda o bien pertenecen a categorías menos espectaculares o agradables como insectos o peces).

Pero no es el propósito de este artículo echar por tierra el conservacionismo de especies, pues analizado en profundidad éste no carece de sentido y lógica, siempre que se defienda en pos de la naturaleza y no exclusivamente del ser humano; sin embargo, el ecologismo debería preocuparse en su totalidad no solo de las especies en peligro de extinción, sino también de sus individuos, aunque éstos no estén en esta situación. Al fin y al cabo, tan atropello natural es el hecho de la destrucción de ecosistemas enteros con la consecuente destrucción de especies como la opresión histórica de animales para beneficio humano -cuyo eufemismo sería domesticación-, hecho este último que también ha creado a lo largo de la historia la desaparición de especies salvajes en detrimento de especies domésticas. Es esta la característica moral que también debería incluirse en toda forma de protección a la naturaleza.

En base a esto el ecologismo oficial sí que tendría razones sólidas para incluir a las especies domésticas en sus programas de la misma forma que se interesa por las especies salvajes. Su pretexto sería que los animales domésticos nunca estarán en peligro de extinción por su propia condición de domésticos, pero la respuesta es que dado que estos animales fueron en su momento sometidos y transformados con los años en seres que nada tenían que ver con su estado salvaje, esto quiere decir que esta condición ha sido impuesta por el ser humano en contra de su voluntad y por tanto en contra de la naturaleza. El hecho de que sean domésticos y de que no se encuentren en peligro de extinción no quita que sean todavía parte de la propia naturaleza.

Por lo tanto, “un ecologismo que buscara la verdad” debería defender la naturaleza contra los continuos atentados humanos y dado que los animales domésticos son todavía parte de la misma, el ecologismo debería defenderlos por igual. Con todo, este interés no debería sustituir en la práctica el interés por el conservacionismo de especies.

En el lado opuesto y a pesar del desafortunado olvido del movimiento ecologista por los animales domésticos, quienes defienden el veganismo como forma de lucha deberían tratar de entender esta cuestión en vez de rechazar de plano el ecologismo aduciendo que ambos movimientos persiguen objetivos distintos, pues no lo hacen, como se pretende demostrar. Ambos movimientos deberían luchar por todos los animales en general como parte esencial de un todo independientemente de si están en peligro de extinción o no lo están, de si son salvajes o domésticos, de si están oprimidos o si viven en libertad.  

Sin embargo, en la práctica la tendencia del movimiento por el veganismo o por los derechos de los animales camina en otra dirección. El hecho de englobar la lucha por la liberación de los animales oprimidos dentro de otras luchas sociales como la emancipación de la mujer o las minorías raciales no es ni acertado ni oportuno, ya que son más las divergencias que convergencias. Por el contrario, los animales domesticados siguen siendo parte de la naturaleza, pues todos sabemos que aún conservan gran parte de sus instintos salvajes y su liberación sería la primera etapa para volver hacia un estado salvaje futuro. De ahí que resulte más coherente hablar de liberación animal antes que igualdad.

Con esto queremos decir que los animales domesticados, a pesar de llevar miles de años domesticados, están mucho más cerca de su estado natural que de su estado humano, por eso tendría más sentido incluirlos en la defensa de la naturaleza que en luchas estrictamente humanas. Es más, la comparación que muchas veces se hace con este tipo de luchas carecen de sentido y fundamento, pues animales y humanos recorremos una gran distancia en materia de evolución. Por supuesto, nuestras necesidades estrictamente fisiológicas son prácticamente iguales -tal vez diferimos en cuestiones culturales- y por eso se denuncia su lamentable situación de opresión o su uso como recurso; pero no debemos confundirnos, el objetivo sería devolverles a su estado salvaje y a una vida en libertad lejos del ser humano, incluidos los animales de compañía, a pesar de que gocen de una mejor situación que los animales destinados únicamente para consumo humano.

Es evidente que en la práctica este proceso duraría muchísimo tiempo, al igual que la propia abolición de todas las formas de opresión hacia los animales, pero esto es algo secundario, lo importante es que esta consideración contribuiría satisfactoriamente a dejar claro cuál es el objetivo final y en qué orden de cosas está encuadrado. La liberación de los animales oprimidos y su posterior vuelta a la naturaleza estaría enmarcada en una lucha más amplia que incluiría la liberación de la Tierra de la transformación y destrucción humana, y aunque suene paradójico, incluida la propia especie humana, que a pesar de su cerrazón por convertirse en un ser exclusivamente artificial preso de sus ideas materialistas, no puede negarse que tenga su origen en la naturaleza y que por tanto forme parte de ella, al menos todavía, pues su vertiginosa transformación hacia un mundo futuro desconocido amenazan la razón de ser de su propia naturaleza..

Así pues y a modo de resumen, es importante dejar claro que ambos movimientos defienden cuestiones que son partes integrantes de un todo mayor que las engloba y que por tanto en el fondo podría decirse que son iguales. Pero para ello, deben abandonar sus prejuicios que les hacen caminar por direcciones erradas y que les impide ver la esencia de aquello por lo que están luchando. Un movimiento que defendiera la naturaleza salvaje como un bien en sí mismo englobaría la lucha por la liberación de todos los animales oprimidos y a la vez la lucha en defensa de la ecología contra los atentados humanos, y como tal sería un movimiento más coherente, más efectivo y más fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada